Una relación inseparable desde su inicio

Por equipo de redacción Salesianos Alcoy

Allá por el año 1969, una vez finalizada la construcción del edificio principal del colegio Juan 23, que empezó con la primera piedra en el verano de 1967, llegó la primera comunidad salesiana a esta zona norte de la ciudad de Alcoy. Sólo unos pocos salesianos intrépidos y con el edificio todavía por perfilar en algunos detalles, iniciaron su andadura entre los jóvenes de este lugar. Este grupo estaba encabezado por el director Alfonso Eslava al que, en breve, sucedería el muy recordado y querido Juan Roig, que tantos años fuera director y párroco, especialmente en esos inicios que no fueron nada fáciles.

Pues bien, esa primera comunidad salesiana se encomendó a San José y, de hecho, fue denominada oficialmente como Comunidad Salesiana de San José. Conviene recordar que San José es el patrón de la Iglesia Católica y tiene una relevancia muy especial en nuestra región valenciana. Con motivo de esto, fue colocada en la entrada del edificio principal del colegio una majestuosa imagen del santo que durante muchos años guardó a todos los alumnos, profesores y personal del colegio.

Hoy recordamos a San José, el esposo de María. Que tan humildemente protegió a la Virgen y a nuestro Señor siendo niño, y que de forma callada trabajó duro por la sagrada familia. Que esa humildad, trabajo callado y sacrificio sea testimonio para los que hoy formamos parte la extensa familia que formamos Salesianos Alcoy.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies